Sebastián Piñera anunció cambios en su gabinete tras derrota política

0
150

infobae.com.-Tras la derrota política por la aprobación del retiro anticipado de fondos de pensiones, su administración se había pronunciado en contra de la iniciativa. Los titulares de las carteras de Interior, Defensa y Relaciones Exteriores están entre los afectados.

Luego de sufrir una dura derrota política con la aprobación del retiro anticipado de fondos de pensiones, el presidente chileno Sebastián Piñera anunció este martes numerosos cambios en su gabinete.

La decisión incluye a los titulares de Interior, Defensa, Relaciones Exteriores y Desarrollo Social, entre otras. Se trata del quinto cambio de Gabinete del mandatario desde su llegada al poder, en marzo de 2018, y el cuarto desde que comenzó la pandemia del nuevo coronavirus, que causó 349.800 infectados y 9.240 muertos.

“Son muchos y exigentes los problemas que tendremos que enfrentar, los desafíos que tendremos que cumplir y las oportunidades que deberemos impulsar”, dijo Piñera, quien también anunció movimientos en la portavocía y la Secretaría General de Presidencia.

La derrota de Piñera de la semana pasada fue posible gracias a los votos de parlamentarios de su coalición de derecha. Ahora, el mandatario nombró al ex senador ultraconservador Víctor Pérez como ministro del Interior y al también ex senador Andrés Allamand como canciller, ambos contrarios al cambio de la Constitución que se consultará en octubre.

El cambio de gabinete busca aliviar las tensiones en la coalición gubernamental Chile Vamos -integrada por cuatro partidos de centro-derecha y derecha-, que se mostró muy dividida durante la discusión parlamentaria de la ley que permite el retiro anticipado de hasta el 10% de los fondos de pensiones.

“Convoco a este nuevo gabinete y a todo Chile Vamos a emprender una nueva etapa, con un nuevo espíritu constructivo con convicción y unidad”, indicó el mandatario conservador.
Interior, el principal cambio

El principal anuncio se da en el Ministerio del Interior, donde sale Gonzalo Blumel y entra el senador Víctor Pérez, que fue alcalde de Los Ángeles durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y secretario general de la derechista Unión Demócrata Independiente (UDI), uno de los cuatro partidos oficialistas.

Es el tercer cambio en Interior desde que el pasado octubre estalló la ola de protestas contra la desigualdad y el Gobierno, la más grave desde el fin del régimen militar, con más de una treintena de muertos y miles de heridos.

En sustitución de Teodoro Rivera en la Cancillería, asume Andrés Allamand, de Renovación Nacional (RN) -el partido que fundó Piñera-, mientras que en Defensa sale Alberto Espina y entra Mario Desbordes, presidente de RN.

La hasta ahora portavoz del Gobierno Karla Rubilar, pasa a ser ministra de Desarrollo Social, en sustitución de Cristián Monckeberg, que a su vez asume la Secretaría General de Presidencia y se encargará de las relaciones con el Parlamento. El nuevo portavoz del Gobierno será el ex diputado de la UDI Jaime Bellollio.
El proceso para pedir la retirada de este 10% de los fondos no comenzarará hasta el próximo jueves y será exclusivamente digital en su primera etapa, pero aun así muchos ciudadanos decidieron acercarse presencialmente a las oficinas en busca de información.

La decisión de Piñera fue ampliamente criticada por la oposición, que le acusa de recurrir a la derecha más radical de su coalición y a figuras que abogan por votar en contra de un cambio de Constitución en el histórico plebiscito del próximo 25 de octubre.

”El presidente opta por un gabinete del “rechazo”, fortaleciendo a los sectores más duros del oficialismo, quizás le permita acercar más las bancadas, pero lo va a alejar más aún de la ciudadanía”, dijo el presidente del Partido Socialista (PS), Álvaro Elizalde.

Para Raúl Soto, diputado del opositor Partido por la Democracia (PPD), el cambio de gabinete “solo responde a las pugnas de los partidos de Chile Vamos, no a la búsqueda de una mayor sintonía con el país”.

El cambio llega cuando Chile, el octavo país con más casos de COVID-19 del mundo, parece haber superado el pico de la pandemia y se prepara para abrir de manera gradual la mellada economía, que cayó un 15,3% en mayo.

Con ese telón de fondo, el país sudamericano enfrentará en los próximos meses algunos desafíos políticos, como un plebiscito constitucional en octubre de este año para decidir si avanza a escribir una nueva Constitución, así como elecciones locales y generales el próximo año.

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.