Sin Unidad Nacional no salvaremos a Venezuela

0
196

Juan de Dios Rivas Velásquez

Las necesidades y requerimientos humanos de los venezolanos crecen y aumentan todos los días a causas de la pobreza, miseria, los malos servicios públicos, hiperinflación, corrupción, mafias de testaferros, clanes familiares, politiqueros y distribuidores del CLAP (los cuales le sacan a cada caja 2 0 3 artículos y los bachaquean descaradamente).

La “matraca FANB y Policial” está en todas partes y es ya muy visible y descarada. En cada hospital los directivos tienen un pervertido negocio de traficar con medicinas y artículos médicos para intervenciones quirúrgicas, lo mismo pasa con el gas, Cantv, Movilnet, etc., etc.

Cada vez es más evidente que crece la corrupción, el hambre, enfermedades, muertes, desespero, angustias y el rechazo de la mayoría de los venezolanos al socialismo/comunismo SXXI y también a la oposición  del G4, los cuales se han pervertido con dadivas y comportamientos sectarios, oportunistas, mentiras y engaños que han posibilitado que el “régimen de Maduro” se sostenga y siga dañando a Venezuela.

Venezuela está envuelta en profundos y continuos problemas políticos, económicos, financieros, sociales y humanos, producto del centralismo tiranico y el autoritarismo del régimen.

Sin embargo, algunos políticos de América Latina consideran que el problema no es solo del socialismo, sino la incompetencia de Maduro y los que lo rodean.

Dentro de este grupo están, por ejemplo Diosdado Cabello, Padrino López y un clan de corruptos, los cuales tienen inmensas fortunas (en Venezuela y el extranjero).

A pesar de las sanciones (que no han funcionado al igual que en Cuba). Los que pagan y sufren somos los venezolanos… Esta no es la primera vez que el socialismo conduce al autoritarismo, a la pobreza, miseria, violación de los DD.HH, mafias de corruptos, autoridades electorales vendidas, justicia corrompida e injusta y Banco Central y banca con peculado de uso y abuso.

En Europa del Este y el mundo, la sociedad civil se movilizó para derrocar pacíficamente a las dictaduras comunistas y sustituirlas por Democracias participativas, libres, pluralistas y representativas. Las cuales han sido buenos ejemplos y han recuperado Países empobrecidos y dado justicia social que permite sacar al pueblo de la pobreza y miseria.

Algunas de las imágenes de las concentraciones venezolanas de abril de 2017 nos recuerdan las experiencias vividas en Europa del Este y nos hizo pensar “en esperanzas de cambio”… pero el malévolo G4 y sus acólitos “conchupados” nos dañaron el esfuerzo en movilizarnos y actuar.

Le contamos algunos de los casos más importantes de lucha contra el socialismo/comunismo que podría servirle de guía a la sociedad civil venezolana y UNA UNIDAD NACIONAL ALTERNATIVA para que se movilice y actué para SALVAR A VENEZUELA.

En Polonia: los sindicatos se movilizaron por la libertad de asociación política para buscar el regreso de la democracia, la justicia, libertad, organización de partidos políticos democráticos y sociedad civil en defensa de su bienestar y bien común.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Polonia sufrió la invasión soviética. Esta invasión implicó la imposición del socialismo/comunismo en el país más católico de Europa del Este.

A pesar de la propaganda oficial, en los países marxistas de Europa del Este no era posible para los trabajadores organizar sindicatos libres “Solidaridad, etc.” caer en engaños con mentiras, dadivas, corrupción y populismo.

Los sindicatos asumieron el protagonismo democrático y se incrementó la lucha política, social y reivindicativa. Sin embargo, obreros descontentos con el autoritarismo y la incompetencia se organizan y formaron organizaciones pacíficas que la dictadura consideró ilegales. Es el caso del KOR (Comité de Defensa de los Obreros).

Fue el recomienzo de la formación de sindicatos libres en el país. En 1980, los sindicatos convocaron a la huelga. La dictadura respondió mediante la imposición de la Ley Marcial en el país.

Los líderes de los principales sindicatos libres, en particular los de Solidaridad y KOR, fueron encarcelados. No obstante, los sindicatos de trabajadores libres siguieron luchando por cambiar el sistema: las huelgas y las concentraciones por la libertad no pararon.

Líderes sindicales como Lech Wałęsa continuaron demostrando su voluntad por transformar el sistema. La valentía de los sindicalistas polacos fue recompensada en 1989 con elecciones que pusieron fin al sistema comunista en Polonia.

El ejemplo polaco demuestra cómo los trabajadores y sociedad civil pueden confrontar a una ideología “perversión comunista/socialista” que dice defenderlos.

En Venezuela, varios sindicatos han expresado su desacuerdo con el chavismo. Organizaciones de maestros, salud, servidores públicos y de trabajadores del gas y el petróleo han manifestado su voluntad de transformar el sistema en el país. La oposición venezolana no puede obviar la importancia de las organizaciones de trabajadores y la sociedad civil para luchar contra la dictadura. La oposición del G4/G6 y otras deben entender que es “vital” UNA UNIDAD NACIONAL y una transición sin sectarismos, agendas ocultas, manipulaciones, engaños y mentiras, para poder SALVAR A VENEZUELA.

[email protected]