“Venezuela, Bajo las Arenas del Desierto”.

0
413

Reinaldo J. Aguilera R.

Con todo lo que sucede en nuestro país, dirán muchos que lo que nos faltaba era una más de las siete plagas de Egipto, pues bien, encima del desastre económico/social que se vive a diario, por causa de las políticas comunistas iniciadas con Hugo Chávez y continuadas por Nicolás Maduro, ahora también un denso polvo cubrió parte del Caribe y Venezuela, no se trata de otra cosa más allá que el fenómeno anual en el que grandes cantidades de arena viajan grandes distancias desde el desierto del Sahara y pueden alcanzar Europa o América.

La enorme nube de polvo del desierto del Sahara, ha provocado que las autoridades de países de las Antillas adviertan a las poblaciones de los riesgos, en especial a las personas con problemas respiratorios, como ya seguramente ustedes pensarán, en Venezuela dejarán que más de uno se enferme o muera, total para el régimen incapaz las prioridades son otras, de carambolas el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMEH), anunció el fenómeno y hasta allí llegó el asunto.

Lo preocupante es el hecho de que la capa de aire sahariana, conocida más comúnmente como polvo del Sahara, es un polvillo seco que contiene arena y micropartículas de minerales y suciedad, que afecta a quienes tengan ciertas condiciones respiratorias, la misma viaja entre 5.000 y 15.000 pies de altura, de allí las largas distancias que recorre.

Ahora bien, no es para menos la preocupación que tenemos muchos, pues se sabe que la infraestructura hospitalaria del país está en el sótano en cuanto a capacidad de reacción, los dineros catalogados en millones de dólares, invertidos en el invento de los CDI administrados por cubanos, dejó a los hospitales prácticamente en el abandono, sumando a eso la pésima administración que desde el Ministerio del ramo se ha ejercido en los últimos 20 años al menos, por lo que el venezolano común queda desamparado frente a cualquier cosa de mayor magnitud que una gripe.

La llegada del Coronavirus, sorprendió al país sin defensas e hizo que el régimen inventara lo que fuera para aparentar tener control sobre la situación, una situación que está en terapia intensiva desde hace rato; el carácter letal del COVID-19 reside tanto en el virus mismo como en su capacidad de desbordar rápidamente los servicios clínicos de cualquier país y Venezuela en los actuales momentos no escapa de ello, por eso el mal gobierno miente, lo hace en todo momento pues sabe que no tiene otra manera de responder ante la calamidad.

La verdad es que por más que Maduro y su equipo intenten apurarse, decretando cuarentena en todo el país y tratando de reaccionar ante la situación, ya por desgracia parece ser muy tarde, Venezuela está una emergencia constante, lo evidente de la inoperancia oficial, de derroche y corrupción de ya casi 22 años, tiene un fuerte impacto en el presente, con consecuencias todavía más criminales que las de una guerra.

Bien lo dijo Don Mario Vargas Llosa, cuando afirmó que la “revolución bolivariana” liderada por el fallecido Hugo Chávez, desaparecerá derrotada por la realidad que vive el país, hundido en altos índices de criminalidad, corrupción, miseria y destrucción.

Según Vargas Llosa, “ese híbrido ideológico que Hugo Chávez maquinó, llamado la revolución bolivariana o el socialismo del siglo XXI, comenzó ya a derrumbarse, a descomponerse y destruirse por dentro”.

Y desaparecerá más pronto que tarde, derrotado por la realidad concreta, la de una Venezuela, el país potencialmente más rico del mundo, al que las políticas del caudillo dejaron empobrecido, fracturado y enconado, con la inflación más alta del continente”, agregó el premio Nobel de Literatura del 2010.

Sin embargo, aún con lo que indica el Premio Nobel, las dudas al respecto se acentúan y la tragedia se agiganta con el paso de los días, no se observa esperanza en el corto plazo y parare mate al Presidente de EEUU se le va el yoyo y dice en una entrevista en la propia Oficina Oval de la Casa Blanca, que ya Guaidó no le genera confianza y que está pensando en reunirse con Maduro para ver cómo es la cosa; el panorama luce oscuro.

Lo cierto es que, con el acontecer de éstos días recientes, sentimos que Venezuela está quedando tapiada bajo las arenas de ese desierto que luce tan lejano pero que nos está causando mucho daño, la capacidad de aguante no es infinita, esperemos que la gente tanto los que se quedaron como los que nos tuvimos que ir soporten por más tiempo y salgamos todos juntos del largo laberinto en el que nos sumió el Chavismo y el error histórico de muchos compatriotas que pensaron en que la salida era elegir al fantasma de Sabaneta, no fue así y las consecuencias las estamos viviendo en conjunto, así de simple y sencillo.

 

En Twitter: @raguilera68 / @AnalisisPE

 

 

 

 

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.