Y se perdió el tiempo……..

0
187

Carmen Carrillo

Y se perdió el tiempo en Venezuela. Esa oposición que en el 2015 arribó al poder por los votos de la gente no sólo desbarató el tiempo del país y estafó la poca ingenuidad que quedaba sino que permitió que decenas de muchachos perdieran su vida en las calles. Y aceleró la división de las familias que el chavismo inició en 1999.

Los enfrentó a ejércitos que manejaban tanquetas, llevaban fusiles y gerenciaban colectivos mientras ellos iban desnudos, literalmente, o con petos de cartón. ¡Cuánta irresponsabilidad!

Todo para lograr una buena foto para decirle al mundo que Venezuela era gobernada por Sátrapas. No solo estaban allí los Sátrapas. Parece que fue una epidemia que alcanzó a muchos.

Cada año, 2015, 2016, 2017, 2018, 2019 y 2020 fue una puesta en escena de la estupidez, de la falta de respeto por  la gente.

Henry Ramos pasó a la historia porque su gesto más importante fue botar a la basura un cuadro de Chávez. Aunque él había asegurado que en seis meses había un nuevo gobierno.

El otro presidente pasó sin pena ni gloria. Julio Borges porque se dejó escupir y empujar por un militar. Y llegó el más audaz: el presidente interino, que comenzó bien políticamente pero que el 30 de abril de 2019 mostró las costuras. Ya decía yo que un político que no lee ni la Gaceta Hípica pueda dirigir.

Y llegó el 2020 con su “Bahía de cochinito” y un contrato firmado para legitimar una invasión con mercenarios, que ojo no es mala idea, pero sólo queda para el guión de Los Indestructibles III o IV, más barato porque todos los actores son nuevos.

Lo bueno es que el chavismo sólo coloca en los libros de historia su versión de los hechos así que estos señores no van a aparecer allí para salvaguardar a su descendencia de esa vergüenza.

Mientras esto pasaba de este lado, en el otro lado el gobierno aprovechaba todos esos errores para ir apretando más y más la camisa de fuerza, la correa al cuello y cerrando más puertas y ventanas a la gente.

Si alguien osaba decir que la estrategia de la oposición estaba equivocada lo destruían en el tribunal de la opinión pública que el “líder”  descendiente de Simón Bolívar, según él, manejaba con tanta precisión vía redes sociales y desde los tiempos que su mamá era la Jefa de RRPP de Pdvsa.

En fin, el país técnicamente destruido. Todo fue un negocio. Tocoma. Pdvsa. La Faja Petrolífera. Ahora sin agua. Sin suministro eléctrico. Sin redes de distribución de alimentos. Todo, todo, destruido como si hubiera habido un bombardeo.

La oposición actuó como el jugador  que afirma ante el delirio que le saca los reales de la comida, que ahora sí voy a tener suerte, ahora sí. Y en eso perdió el tiempo.

El gobierno está crecido. Derrotará a Donald Trump y eso lo convertirá en el concierto de naciones en una fuerza. Por allí murió ese interinato que nunca debió ser.

El gobierno estará mejor pero el país y los venezolanos, dentro y fuera, estarán peor, pero eso no importa “porque ahora sí voy a tener suerte”. Y sí. Su comodidad externa, la de los líderes de oposición asilados, exiliados, botados, lo prueba, ellos tuvieron suerte, los que no tuvimos suerte fuimos los venezolanos, el país.

Ni ellos ni el gobierno pasarán trabajo pero todos los demás, quién sabe. Who Nows, como diría Trump, otro que va cuesta abajo en su rodada y por un enemigo invisible, ¿Qué tal?

Y en la oposición hay gente que se siente como Rómulo Betancourt cuando salió del país la primera vez en tiempos de Juan Vicente Gómez o cuando Marcos Pérez Jiménez. Además de estúpidos, ignorantes.

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.