“Yo soy una de las víctimas del Loco Iván en Bauxilum”

1152

Más de 15 estados del país ha recorrido el comunicador Jesús Vásquez, a raíz de denunciar el intento de secuestro y posterior asesinato por parte del que fuera presidente de Bauxilum, Antonio Parra.

Acusa al actual presidente de Bauxilum, Ernesto Rivero y al canciller de la guerrilla, diputado del Cleb, Jhon Zárate de querer ocultar la manera como el “Loco Iván” dirigía Bauxilum en Los Pijiguaos “y como se han dedicado a difamarme”.

La esposa de Vásquez, trabajadora de Bauxilum, también ha sido objeto de amedrentamiento y acoso por parte de la gerencia de Seguridad de la empresa.

Todo esto se encuentra en el informe que organizaciones de Derechos Humanos han realizado a raíz del caso ocurrido hace un año.

Vásquez recuerda que cuando le tomaron sus declaraciones en los organismos de Derechos Humanos, que ya fallaron a favor de él, dijo que el “loco Iván”, jefe de las Farc, abatido la semana pasada por las Fanb y la PNB en un sector agrícola de la Parroquia José Antonio Páez del Municipio Angostura, era uno de los señalado y mencionado en el expediente por el reportero secuestrado como una de los colombianos que llegó al frente del edificio de Telecomunicaciones en Bauxilum, junto con Pedro Rivero y pretendía ahorcar al reportero ahí mismo, “con el sobrante de mecate que suministró Rivero para amarrarme”.

Asegura Vásquez que  el “Loco Iván” gozaba de plena confianza del personal directivo y en Pijiguaos, había impuesto un control sobre algunas autoridades militares así como dirigía las políticas económicas en Morichalito y poblados costeros de Los Pijiguaos, La Urbana, Capachal y Turiba.

“Todo esto lo hacía con el apoyo de Pedro Rivero quien se había vuelto su mano derecha a raíz del apoyo logístico que autorizó Antonio Parra con bienes y hasta un jeep Toyota Blanco que le quitó al personal de protección y designó para uso exclusivo de los irregulares”, agrega.

Las actividades que más se realizaban los de las Farc en Morichalito eran  la intimidación,  el boicot al bolívar, el tráfico de ganado, pescado y materiales estratégicos a Colombia, situación que fue denunciada en varias ocasiones por Jesús Vásquez en los diarios donde trabajaba.

Eso habría molestado al  “Loco Iván” quien junto con Rivero y Parra, buscaban hacer que me callara, advierte Vásquez.

El reportero actualmente huye de las amenazas de los irregulares, que son constantes por teléfono, “y que las hacen desde el teléfono de un trabajador de la empresa básica de apellidos Morales quien incluso le insistía al reportero la imposición de reunirse con el Comandante Esteven (seudónimo que usó  el “Loco Iván” para intimidar a los pobladores de Los Pijiguaos)”.

En las amenazas  afirma Vásquez le indicaban que lo pasarían buscado en una Hilyx Gris, la misma que se hace mención en el expediente y así lo indicaba Morales el trabajador qué lleva mensajes de las Farc en Bauxilum, dice.

Afirma Jesús Vásquez que la medida de protección emitida por los tribunales del estado Bolívar, en Bauxilum Los Pijiguaos se negaron a acatarla, negándose incluso a proteger a los familiares del reportero.

Agrega que Carlos González, de Protección de Planta en Los Pijiguaos en una oportunidad le insistió a la esposa del secuestrado que líderes de las Farc querían reunirse con ella, a lo cual la trabajadora de Bauxilum y esposa del reportero se negó  ser llevada a reunión con irregulares y les ratificó que tampoco los llevara a su vivienda.

“Por esa actitud, Bauxilum se negó a cumplir la medida de protección, y no ha respondido el escrito que dirigió mi esposa  a Presidencia”, acota.

Sobre el caso, tanto el  Ministerio público en el estado Bolívar como el despacho del fiscal General guardan un silencio cómplice, comenta.

Al reportero, la ONG Fundaredes  le solicitó medida Cautelar al en el período de sesiones 175 de la Corte Internacional de los Derechos Humanos en la reunión de Haití y el propio Larry Devoe de la vicepresidencia de la República  se niega acatarla.

Ha habido mediación del comité internacional de la Cruz Roja y agencias noticiosas internacionales han difundido reportajes sobre el caso y el Estado aun no resuelve la situación.

“Mi núcleo familiar fue disuelto y  a la directiva de la empresa Bauxilum y al propio Pedro Maldonado, presidente de la CVG poco les importa el reposicionamiento social del reportero y su esposa quién es trabajadora de Bauxilum Los Pijiguaos. Los días transcurren y la directiva de Bauxilum solo aguanta de momento una situación que tarde o temprano deberá asumir ya que el secuestro con intento de asesinato se cometió en instalaciones de la empresa con recursos humanos de la empresa y la acción la dirigió un presidente en ejercicio que estaba designado por Gaceta Oficial como presidente,” concluye.

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.