More

    ¿Qué es la Bioneuroemoción?

    La bioneuroemoción es un método holístico que estudia la relación entre las emociones, el cuerpo y la mente. Es un hecho que existe una estrecha relación entre la salud física y la salud metal.

    Esta teoría propone que las emociones reprimidas o que no son expresadas pueden manifestarse en el cuerpo como síntomas o enfermedades. Por lo tanto, la bioneuroemoción explica que el cuerpo es un reflejo de la mente y las emociones.

    Además de la importancia del equilibrio como parte de una buena salud y bienestar. En este contexto, la bioneuroemción, es un método diseñado para mejorar este bienestar desde la compresión del origen de los conflictos emocionales.

    En pocas palabras, explica la relación que tienen estos conflictos y el impacto en nuestra salud física, ya sean a nivel hormonal, neurológico o estructural.

    Consecuencias de reprimir emociones

    En términos sencillos, cuando una persona experimenta una emoción fuerte, esta se manifiesta en el cuerpo en forma de cambios fisiológicos. Tales como la liberación de hormonas y neurotransmisores.

    En el caso de que estas emociones no se expresen o se expresen de manera inadecuada, estas pueden quedar bloqueadas y reprimidas en el cuerpo. Lo que da lugar a que puedan manifestarse como síntomas o enfermedades.

    Entonces, en términos simples, la bioneuroemoción se sustenta sobre la base de esta relación que existe entre el cuerpo o estado físico, el nivel neurológico y el nivel emocional o afectivo.

    Un enfoque centrado en las emociones

    Lo que quiere decir es que el enfoque de la bioneuroemoción se centra principalmente en las emociones. Además, cómo estas emociones reprimidas alteran el estado biológico de las personas.

    En síntesis, la bioneuroemoción proporciona un método para identificar y liberar las emociones reprimidas o bloqueadas. Este método se basa en una terapia con base en la entrevista, la observación y la exploración del cuerpo

    De ahí que el terapeuta ayuda al consultante a identificar aquellos eventos o situaciones que provocaron las emociones bloqueadas o reprimidas. Luego, el paciente aprende a expresar estas emociones de una manera sana y adecuada.

    Lo que implica que cada emoción ira acompañada de una reacción a nivel corporal. Entonces encontramos una amplia variedad de cambios físicos que el cerebro procesa desde áreas muy específicas.

    Seguidamente, estas emociones se interpretan de forma racional y se expresan en forma de pensamientos y múltiples sentimientos. Nuestro sistema límbico es altamente sensible a emociones que son básicas.

    Se parte del hecho de que el origen de estas reacciones emocionales es netamente inconsciente. El sistema límbico actúa de manera primitiva, involuntaria. Claro, pueden estar relacionadas con creencias familiares y situaciones previas muy arraigas.

    Por lo tanto, en este enfoque, el objetivo es comprender y relacionar todos estos factores. Lo que permite entender los conflictos y su impacto en las enfermedades de forma integral.

    ¿Cuáles son las enfermedades emocionales relacionadas con el estado físico?

    La bioneuroemoción ha sido utilizada con éxito para tratar una amplia gama de problemas físicos y emocionales en su relación. Por supuesto, el estrés es sin ninguna duda uno de los grandes causantes de enfermedades a nivel físico.

    Es innegable el impacto que tiene el estrés en nuestra salud física. Pero la clave es indagar el detonante de un estado de estrés hasta el nivel crítico. Existe una serie de alternativas en la búsqueda de alcanzar relajación.

    Sin embargo, lo cierto es que no se ataca la raíz del problema. La curación inicia cuando aprendemos a reconocer los síntomas. Esta necesidad de liberación, descarga o conversión emocional se puede manifestar con una ceguera, sordera, pérdida de la voz, parálisis a nivel localizado, brotes de alergias y salpullido, dolor, entre otros.

    La neurociencia efectiva

    Gracias a la neurociencia afectiva, en la actualidad podemos conocer la forma en que nuestras emociones modifican procesos neurales. Por lo tanto, una gestión de emociones es una herramienta esencial en la toma de conciencia sobre la relación entre la emoción, cognición y conducta o comportamiento frente a una emoción.

    Implica un proceso de gestión emocional, reconocer nuestras emociones, los detonantes y lo que podemos hacer para una liberación saludable.

    Necesidad de la gestión emocional

    El factor clave de la gestión emocional implica entender la relación entre cómo pensamos y sentimos. Un trabajo de reflexión como una forma de autoconocimiento profundo. Lo que nos va a permitir hacer frente a los retos diarios y en general, los problemas del día a día.

    Por otro lado, es esencial partir del cambio de paradigma. Donde en la sociedad actual aquellas viejas creencias de que las emociones son sinónimo de irracionalidad se estan derogando. Las emociones y su expresión deben ser algo natural, mientras podamos controlar reacciones de forma positiva.

    La idea es lograr relacionarnos activamente con nuestra propia afectividad. En un enfoque donde estamos aceptando que las emociones forman parte de nosotros.

    El objetivo es lograr potenciar al máximo la gestión de emociones. Lo que nos ayudará en el proceso de alcanzar el equilibrio emocional necesario. La inteligencia emocional, es un avance no solo en el terreno de la salud mental y emocional. Sino también en el físico.

    Una gestión de emociones influye de forma positiva en todas las áreas de nuestra vida. En las relaciones familiares, trabajo y en las interacciones sociales.

    ¿Cómo se logra la gestión de las emociones?

    La pregunta del millón. No es un trabajo sencillo, ni se logra de un día para otro. Sin embargo, lo primero es trabajar sobre el dominio propio desde el autoconocimiento.

    Desarrollar la capacidad de reconocer cuales son nuestras emociones y cuáles son los factores críticos detonantes. Lo primero que hay que comprender es que cada emoción tiene una función.

    Lo segundo, implica la desarrollar un alto nivel de autorregulación. Es decir, evitar los impulsos perjudiciales. El tercer nivel de gestión se reduce a la motivación.

    Por último, la empatía. Nuestro trabajo de autoconocimiento comienza por entender las emociones de los demás. Desde sus sentimientos y como los expresan otras personas.

    El cuerpo, la mente y las emociones están interconectadas. De ahí que cuando una persona que logra potenciar su inteligencia emocional es capaz de entender las causas de sus emociones.

    Para saber más sobre este y otros temas de interés, continúa navegando en lostubazos.com

     

    Últimos artículos

    Related articles