More

    La falta de conectividad en Amazonas afecta a comunidades indígenas

     Escalar un cerro o montarse sobre un techo, se ha convertido en una práctica común para hacer una llamada telefónica o enviar un mensaje de texto en numerosas comunidades indígenas del norte y sur del municipio Atures del estado Amazonas.

    El servicio de telefonía móvil e internet es débil o nulo en el centro de Puerto Ayacucho, pero la situación es más complicada hacia las zonas rurales.

    Cantv, Movilnet y Digitel son las operadoras que actualmente funcionan en la entidad. El precio del servicio aumenta a cada rato, pero la calidad no se compensa con el costo, según lo indican algunos usuarios del eje carretero sur, señalando que la operadora Digitel tiene mejor cobertura, pero basta que falle la electricidad para que se queden sin señal.

    En la comunidad Platanillal, el profesor Manuel Pónare del pueblo originario Jivi, destacó que la señal es intermitente “de este lado no tenemos antena, muy poco utilizamos Movilnet y Digitel en una oportunidad funcionó, podemos quedar días desconectados, creo que los indígenas hemos quedado rezagados con este servicio” precisó Pónare. 

    La operadora telefónica colombiana Tigo, resulta una salida para quienes desean comunicarse con sus seres queridos, el río Orinoco los separa de la antena ubicada del lado fronterizo en territorio colombiano. El costo varía, si son 10 días de consumo, está por el orden de los 10 mil pesos colombianos que equivalen aproximadamente a 100 bolívares o 2,7 dólares.

    A la hora de una emergencia de salud, la situación es mucho más complicada porque las llamadas difícilmente se logran y se torna desesperante llamar al servicio del 171.

    Por el norte, los problemas de comunicación no son diferentes, si bien, cuentan con una radio base en la entrada de la comunidad indígena Betania de Topocho, éste ha sido objeto de robos y reparaciones por parte de las autoridades regionales “por estos lados funciona Movilnet a medias, hace poco se robaron unas piezas, los jóvenes son los más vulnerables, para que mis hijos puedan hacer un trabajo de la escuela, se tienen que montar en un cerro o una mata tratando de encontrar señal, recientemente un joven tuvo un accidente al caerse de una pasarela intentando tener conexión” indicó Milagros Martínez, habitante de la comunidad Puente  Topocho del municipio Atures.

    El panorama en el interior del estado Amazonas es más desolador, según habitantes de San Juan de Manapiare, capital del municipio Manapiare, tienen un año 1 y 6 meses sin el servicio de Movilnet; sólo cuando alguien logra viajar al municipio Atures pueden reportar la situación ante las instituciones públicas.    

    La precariedad del servicio no permite establecer una conexión estable, aunado a los constantes cortes de fibra óptica, que afectan la actividad comercial y bancaria para la compra de alimentos y pagar otros servicios básicos, dejando a las poblaciones indígenas en desventaja ante el goce de los derechos de acceder a un servicio de conectividad para estar comunicados.

    En los últimos 3 años Venezuela ha logrado reducir el retraso de sus telecomunicaciones, luego de que el Gobierno flexibilizara los controles sobre tarifas de servicios y agilizara los permisos a empresas privadas del sector.

    Este año el gobierno nacional anunció la implementación de la Agenda Conectar 2030, como una “ruta para el desarrollo de las telecomunicaciones e informática en los próximos años” según indicó el presidente Nicolás Maduro, quien agregó la necesidad de implementar políticas para el desarrollo de las telecomunicaciones y las nuevas tecnologías.

    En esta apertura de mejoras en el área de las telecomunicaciones queda un importante camino por recorrer para disminuir la brecha de conectividad entre los sectores urbanos y rurales del país.

    En el estudio de condiciones de vida en comunidades indígenas realizado por Kapé Kapé en 2023, 65% de los encuestados en Amazonas señaló contar con servicios de telefonía e internet aunque generalmente con fallas según indicaron; mientras que en Delta Amacuro y Bolívar la situación es más delicada, con índices de conectividad de 35% y 15% respectivamente.

    La encuestadora Consultores 21, realizó un estudio a mediados de año donde se determinó que sólo el 48% de los hogares venezolanos tiene acceso a internet, midiendo esta penetración por estrato socioeconómico, la consultora encontró que sólo 43% de las familias de los sectores populares tiene conexión en sus hogares.

    Prensa Kapé Kapé

    Últimos artículos

    Related articles