More

    La economía americana en una cuerda tensada

    América se encuentra hoy en el punto más crítico de su historia moderna. Está amenazada con un colapso que, si ocurre, arrastrará a la mayor parte del mundo.

    La deuda de Estados Unidos, en medio de una alta inflación, un aumento de las tasas de interés (la mayoría de los analistas económicos espera que el banco central de los Estados Unidos siga aumentando las tasas) y una creciente incertidumbre económica, en septiembre de 2023, superó los 33 trillones de dólares y representa el 124% del PIB.

    Y el déficit del gobierno general –que es el gobierno federal y local, juntos– supera el 7% del PIB.

    Este nivel de deuda es más de tres veces el nivel de deuda de 2008 (10 trillones de dólares) y 10 veces el nivel de 1990 (3,2 trillones de dólares).

    Los niveles de deuda estadounidense se han disparado significativamente en los últimos años, especialmente después de un aumento del 50% en el gasto federal entre los años fiscales 2019-2021, según datos del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

    Esta cruda realidad dio lugar a que la Cámara y el Senado aprobaran la legislación necesaria a principios de junio de 2023 que elevaba el límite del endeudamiento federal al tiempo que imponía algunos límites al gasto.

    Esto, por supuesto, se hizo para evitar una quiebra catastrófica del gobierno, es decir, el escenario en el que el país declarara default, incapaz de pagar a sus acreedores y pagar salarios y pensiones, lo que obviamente tendría un impacto catalítico negativo en los mercados internacionales, así como en la economía estadounidense y global, dado el tamaño de la deuda estadounidense.

    En particular, el acuerdo sobre la deuda permite suspender durante dos años, hasta el 1 de enero de 2025, es decir, el período posterior a las elecciones presidenciales de noviembre de 2024, extremadamente críticas para todo el planeta, el límite máximo de endeudamiento del público estadounidense (31,4 trillones dólares).

    Sin embargo, la mayor economía del mundo se enfrentó una vez más a la perspectiva de un cierre del gobierno.

    Así, el Congreso aprobó recientemente el proyecto de ley de financiación a corto plazo para evitar un «cierre» del gobierno (es decir, la quiebra de Estados Unidos) apenas unas horas antes de la fecha límite y garantiza la financiación hasta el 17 de noviembre, al tiempo que descarta cualquier nueva ayuda a Ucrania.

    Un cierre del gobierno que suspendería sin sueldo a decenas de miles de empleados federales y suspendería varios servicios gubernamentales comenzaría a las 00:01 del domingo 1/10/2023.

    Sin embargo, una excepción sería el personal requerido para funciones estatales como defensa, tareas policiales u otras funciones vitales, que permanecerían en servicio sin paga.

    El reciente acuerdo de 45 días para mantener abierto el gobierno ha planteado un riesgo de octubre a noviembre, un punto en el que podría terminar causando más daño a las cifras del PIB del cuarto trimestre.

    Bloomberg Economics estima que cada semana de cierre reduce alrededor de 0,2 puntos porcentuales del crecimiento anual del PIB, y la mayoría, pero no toda, se recupera una vez que el gobierno reabre.

    Al mismo tiempo, en marzo de 2023 colapsaron tres bancos de los Estados Unidos de América con importante actividad en el campo de la tecnología y las criptomonedas.

    En concreto, se trata de Silvergate Bank, Silicon Valley Bank y Signature Bank. A esto le siguió el colapso, la adquisición y el cierre de otro banco, el First Republic Bank, en mayo de 2023.

    Actualmente hay 725 bancos estadounidenses en la lista de muerte de la FDIC.

    La presión sobre el sector financiero causada por las quiebras bancarias sigue siendo una amenaza.

    La crisis bancaria no es un problema de calidad de las condiciones crediticias, sino que está causada -ahora- por la incapacidad de financiar la deuda estadounidense en constante expansión.

    Además, algunas nuevas amenazas amenazan con descarrilar la economía estadounidense.

    La liquidación de acciones de septiembre impulsó el rendimiento del bono a 10 años a un máximo de 16 años del 4,6%.

    Los costos de endeudamiento más altos durante un período de tiempo más largo ya han hecho caer los mercados de valores. También podrían poner en peligro la recuperación del sector inmobiliario y disuadir a las empresas de invertir.

    Además, muchos analistas financieros consideran que la inminente reactivación de los préstamos federales para estudiantes, después del final de una congelación pandémica de tres años y medio, es un shock potencial para la economía.

    Casi 44 millones de prestatarios comenzarán a pagar un promedio de 393 dólares.

    Inevitablemente, esto significará menos gasto en otros lugares, al menos para algunos hogares.

    Además, desde el 15 de septiembre, el sindicato United Auto Workers está inmerso en una huelga histórica contra los tres principales fabricantes de automóviles de Detroit: Ford, GM y Stellantis N.V., que, según un estudio del Grupo Anderson, en sólo una semana le costó a EE.UU. economía más de 1.600 millones de dólares.

    Al mismo tiempo, las crisis de los precios del petróleo han contribuido típicamente, a lo largo de la historia de Estados Unidos, a desencadenar recesiones.

    En otras palabras, a las crisis de los precios del petróleo les siguió una recesión.

    Los altos precios del oro negro aumentan los costos para una amplia gama de empresas y ejercen presión sobre los presupuestos de los consumidores, lo que genera una mayor inflación y un menor gasto de los consumidores.

    Es una receta para el desastre económico que se le pide al mundo que enfrente una vez más.

    Cabe señalar también que los precios del petróleo se han disparado desde junio debido a los recortes de producción de los mayores productores de crudo del mundo (OPEP+, que incluye a Rusia y Arabia Saudita).

    Los precios del petróleo crudo Brent de referencia internacional subieron un 28% desde su mínimo del 11 de junio de 74 dólares el barril a más de 95 dólares el barril, acelerándose hacia los 100 dólares el barril.

    La guerra que estalló entre Israel y Hamas en la región de Medio Oriente, hogar de casi un tercio del suministro mundial de petróleo, excepto la tragedia de la sangre humana, empeora aún más la situación de la economía global y estadounidense.

    Pero los acontecimientos en el resto del mundo también podrían arrastrar a Estados Unidos por una senda descendente.

    La segunda economía más grande del mundo, China, está sumida en una crisis inmobiliaria.

    En la zona del euro, los préstamos se están reduciendo a un ritmo más rápido que en el punto más bajo de la crisis de deuda soberana, una señal de que el crecimiento, ya estancado, disminuirá.

    Para terminar, me gustaría subrayar que el horizonte de la economía estadounidense y de los mercados se está volviendo cada vez más oscuro.

    Las nubes oscuras en el cielo financiero se están espesando, causando naturalmente preocupación y miedo, y pronosticando que la tormenta, lamentablemente, no tardará en llegar.

    Isidoros Karderinis*

    ///////////////////////////

    *Nació en Atenas en 1967. Es periodista, novelista y poeta. Estudió economía y completó estudios de posgrado en economía del turismo. Sus artículos han sido publicados en periódicos, revistas y sitios web de todo el mundo. Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés y español y publicados en antologías poéticas, revistas literarias y columnas de periódicos literarios. Ha publicado ocho libros de poesía y tres novelas en Grecia. Sus libros han sido traducidos y publicados en Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia y España.

    Medios de comunicación social

    Facebook: Karderinis Isidoros

    Twitter: isidoros karderinis

    Linkedin: ISIDOROS KARDERINIS

    Gettr: ISIDOROS KARDERINIS

    Últimos artículos

    Related articles