More

    Mueren más de 100 personas por terremoto en China

    Jishishan, provincia de Gansu/Xining  (Xinhua) — El terremoto de magnitud 6,2 que sacudió un distrito étnico en la provincia de Gansu, en el noroeste de China, en la medianoche del lunes, provocó la muerte de 111 personas en Gansu y en la vecina provincia de Qinghai, según informó el centro de socorro local tras el terremoto.

    Según el Centro de Redes Sismológicas de China, el sismo se produjo a las 23:59 del lunes, con una profundidad focal de 10 kilómetros.

    El epicentro se ubicó en el poblado de Liugou, a unos 8 kilómetros de la sede del distrito autónomo de las etnias Bao’an, Dongxiang y Sala de Jishishan en la prefectura autónoma de la etnia hui de Linxia, Gansu.

    El terremoto también se sintió con fuerza en las ciudades de Xining y Haidong, en Qinghai, donde algunas casas se derrumbaron y se agrietaron.

    Corresponsales de la Agencia de Noticias Xinhua en el lugar registraron la presencia de vehículos de rescate y ambulancias recorriendo a la zona afectada por el terremoto de Gansu.

    Ding Xiaolong, residente de la aldea de Chenjia, estaba durmiendo en su casa cuando ocurrió el terremoto. El fuerte temblor lo despertó, tras lo cual salió rápidamente de la casa.

    Ma Shijun, un estudiante de la escuela secundaria de Dahejia, salió corriendo del dormitorio descalzo y sin siquiera ponerse un abrigo.

    Los fuertes temblores le dejaron las manos un poco  entumecidas.

    Dijo que después del terremoto, maestros organizaron a los estudiantes para refugiarse en el patio de recreo.

    «Al ver a más y más personal de rescate, no estoy tan asustado como cuando ocurrió el terremoto», expresó Ma.

    El departamento provincial de bomberos y rescate ha enviado 580 rescatistas equipados con 88 camiones de bomberos, 12 perros de búsqueda y rescate, y más de 10.000 equipos a las zonas afectadas.

    La autoridad ferroviaria ha suspendido los trenes de pasajeros y carga que pasan por la zona del terremoto y ha ordenado una inspección de seguridad de las vías férreas.

    Hu Changsheng, jefe del Partido de Gansu, y Ren Zhenhe, gobernador de la provincia, han acudido a la zona del desastre para dirigir las labores de rescate y socorro.

    En la aldea de Dahejia donde las temperaturas bajaron a 16 grados centígrados bajo cero, más de 140 médicos en un hospital local se encontraban ocupados cuidando a los heridos, algunos de los cuales también tienen seres queridos fuera de contacto en el terremoto.

    «Nuestros siete edificios se derrumbaron», dijo Shi Lizhen, del hospital de medicina integrada china tradicional y occidental  en Jishishan.

    Mientras limpiaba sus lágrimas, puso varias botellas de solución salina dentro de un acolchado para descongelarlas.

    Ma Yuanjun, director del hospital, dijo a Xinhua que se encontraron grietas en las paredes del edificio del hospital.

    No perdieron tiempo y comenzaron a sacar los suministros médicos del almacén y a instalar camas improvisadas junto a la carretera para tratar a los heridos.

    «La vida es primordial. Hay esperanza mientras la gente esté viva», afirmó Ma.

     

     

    Últimos artículos

    Related articles